Declaración Internacionalista sobre los 01 de mayo 2011:

 

Los pueblos quieren la revolución

Los proletarios quieren el partido de la revolución

Los comunistas quieren el internacionalismo y una nueva organización internacional

 

Este 1° de mayo llega en un momento de protestas y rebeliones sin precedentes en todo el mundo. En el mundo árabe y en el Golfo Pérsico, los jóvenes, el proletariado y las masas populares ha invadido las calles y plazas, abatieron o trataron de abatir, uno tras otro, los regímenes dictatoriales subordinados al imperialismo.

 

En el corazón de los países imperialistas las luchas de la clase obrera, las huelgas generales, las revueltas estudiantiles y de los jóvenes, combaten la acción del gobierno reaccionario, y proclive a un fascismo moderno, para descargar la crisis sobre las masas provocando despidos masivos, la precariedad laboral, la intensificación de la explotación, los ataques a escuelas, salud, servicios sociales esenciales.

 

Luchas y rebeliones que van desde China a los EE.UU., desde Rusia a América Latina.

 

En particular en Afganistán e Irak, el imperialismo, y principalmente el imperialismo de EE.UU., sufre los golpes que impiden que sus planes para la ocupación, la invasión, el control geoestratégico de las zonas importante en el mundo, se hará realidad. Sus planes para santificar la ocupación sionista en Palestina a través de los líderes vendidos se han estancado.

 

Las guerras populares son la referencia estratégica para los proletarios y los pueblos del mundo.

 

La guerra popular en la India afronta con éxito los ataques sin precedentes del enemigo y es capaz de expandirse y avanzar. Persiste y continua la guerra popular en Perú. Avanza en las Filipinas. En Turquía, las luchas revolucionarias dirigidas por los maoístas avanzan a lo largo de la estrategia de la guerra popular. En otros países de Sur de Asia está en preparación para el inicio y nuevos avances.

 

En Nepal, 10 aĖos de guerra popular han creado las condiciones para el avance de la Revolución nepalesa, que ahora está en una encrucijada difícil y debe ser apoyada contrarrevolución llevada a cabo por los enemigos internos y externos, así como contra los reformistas que quieren socavarla en el interior.

 

La guerra popular prolongada es esencial para derrotar al enemigo. Tanto en los países oprimidos por el imperialismo como en los países imperialistas, de acuerdo con condiciones específicas adaptadas a cada país. Es una nueva fase aguda de la lucha de clases, que expresa la voluntad revolucionaria del proletariado y de los pueblos del mundo.

 

Todo esto demuestra que la contradicción principal en el mundo es entre el imperialismo y los pueblos oprimidos, que se agudizan las contradicciones entre proletariado y burguesía y las contradicciones inter-imperialistas. En el contexto de la crisis que se propaga, es cada vez más claro que la revolución es la tendencia principal en el mundo.

 

La crisis económica del imperialismo, lejos de resolverse, se amplía y profundiza dentro de la ley del desarrollo desigual y la contienda en el mercado mundial y la búsqueda de la máxima extorsión de la plusvalía. La financiación de la economía, causa principal inmediata de esta crisis, rechaza todo control; y el uso de la excedentes en la economía de China, India y Brasil pueden asegurar la recuperación aún siempre de corto aire que abre a nuevas crisis todavía mas lacerantes.

 

Los proletarios y las masas en lucha y en revuelta piden para construir partidos revolucionarios a la altura de la lucha de clase actual y ese proceso de organización se está desarrollando.

 

Necesitamos partidos comunistas basados en el marxismo-leninismo-maoísmo capaces de dirigir la lucha de clases en todos los ámbitos, destinada a conquistar el poder político, sin el cual no es posible para el proletariado derrocar el sistema de dominación y explotación capitalista imperialista.

 

Los comunistas maoístas se han comprometido a abordar la necesidad de dirección científica y decidida de la lucha de clase del proletariado, combatiendo contra el reformismo, el revisionismo y el dogmatismo en todas sus formas. Nuestra clase debe confiar en la inmensa riqueza de la experiencia de las luchas y las revoluciones en 140 aĖos del nacimiento de la Gloriosa Comuna de París, a través de los picos de la Revolución de Octubre, la Revolución china y la Gran Revolución Cultural Proletaria. Debemos aprender de nuestras victorias, así como de nuestros fracasos y nuestros errores.

 

Los comunistas marxistas leninistas maoístas deben practicar en las luchas, en los motines, en las guerras populares el internacionalismo proletario para unir las luchas proletarias y de los pueblos oprimidos contra el imperialismo en crisis y permanecer firmemente unidos a las masas pues ellas hacen la historia.

 

Los comunistas deben crear una nueva unidad del movimiento comunista basándose en el marxismo-leninismo-maoísmo y construir la organización internacional necesaria hoy en día. 

 

El imperialismo no tiene futuro!

El futuro es el comunismo!

Partido Comunista del Bhután (MLM)

Partido Comunista de India (maoísta)

Partido Comunista de India (ML) Naxalbari

Partido Comunista maoísta, Francia

Partido Comunista maoísta, Italia

Partido Comunista Maoísta, Turchia e Nord Kurdistan

Partido Comunista Revolucionario, Canadá

Partido Comunista Unificado del Nepal (Maoísta)

Comité de Loita Popular “Manolo Bello”, Galicia, EspaĖa

Movimiento Maoísta de Túnez